Get Up to 40% OFF New-Season StylesMenWomen * Limited time only.

Asados a Baja Temperatura: ¿Cómo funciona?

cordero lechal asado a baja temperatura

Asados a Baja Temperatura: ¿Cómo funciona?

Los asados a baja temperatura han ganado popularidad entre los aficionados y profesionales de la cocina por su capacidad para transformar cortes de carne en platos jugosos y tiernos que se deshacen en la boca.

Este método, que parece desafiar las tradiciones del asado a fuego alto, tiene sus raíces en la comprensión científica de cómo el calor afecta las proteínas de la carne. En este artículo, exploraremos los secretos detrás de este método, desde sus principios básicos hasta consejos para preparar asados perfectos en casa.

Asar a baja temperatura es un método de cocción que, como su nombre indica, consiste en cocinar los alimentos a temperaturas mucho más bajas de lo habitual, generalmente entre 80°C y 100°C (176°F y 212°F).

A diferencia de los métodos tradicionales de asado que buscan sellar rápidamente la superficie de la carne a altas temperaturas, el asado a baja temperatura se centra en cocinar la carne uniformemente de borde a borde, asegurando que se cocine lentamente, preservando su humedad y mejorando su textura.

cordero lechal asado a baja temperatura
1/4 cordero lechal asado a baja temperatura

Beneficios de Asar a Baja Temperatura

  • Jugosidad: Al cocinar a una temperatura controlada y baja, los jugos naturales de la carne se conservan dentro del corte, resultando en una carne más jugosa.
  • Ternura: El calor lento y constante descompone gradualmente las fibras musculares duras y el colágeno, transformándolos en gelatina sin secar la carne.
  • Cocción uniforme: La carne se cocina de manera uniforme en todo el corte, eliminando las zonas sobrecocidas o crudas que suelen presentarse con métodos de cocción a alta temperatura.
  • Sabor mejorado: La cocción lenta permite que los sabores se desarrollen más plenamente, especialmente cuando se cocinan cortes con mayor contenido de grasa y tejido conectivo.

Descubre más sobre los asados a baja temperatura en carnicocina.

¿Por qué asar a baja temperatura?

Cómo la baja temperatura afecta las proteínas de la Carne

Al asar a baja temperatura, el calor se distribuye de manera más uniforme y suave a través de la carne. Esto permite que las proteínas se desnaturalicen sin provocar la contracción y endurecimiento que ocurre a altas temperaturas. Al evitar el calor extremo, se reduce la pérdida de agua, manteniendo la carne suave y jugosa.

Más detalles sobre asados a baja temperatura en carnicocina.

La importancia del tiempo en el asado a baja temperatura

El tiempo juega un papel crucial en el asado a baja temperatura. A diferencia de los métodos tradicionales, donde el objetivo es cocinar la carne lo más rápido posible, la cocción a baja temperatura requiere paciencia. Las horas adicionales permiten que el calor suave transforme el colágeno en gelatina, un proceso esencial para suavizar cortes de carne más duros.

Un excelente ejemplo es el cabrito asado a baja temperatura, donde la cocción prolongada a baja temperatura garantiza que la carne se vuelva excepcionalmente tierna y sabrosa.

Diferencia entre asar a baja temperatura y sous vide

Aunque ambas técnicas comparten el principio de cocinar a bajas temperaturas, hay diferencias clave en el método y el resultado final.

  • Método de cocción: Mientras que el asado a baja temperatura se realiza en un horno convencional o un horno de convección, permitiendo que el aire caliente rodee la carne, la técnica sous vide involucra sellar la comida en una bolsa de plástico al vacío y cocinarla en un baño de agua a temperatura controlada.
  • Control de temperatura: Sous vide ofrece un control de temperatura más preciso, ya que el agua transmite calor de manera más uniforme que el aire. Esto resulta en una cocción aún más exacta de la carne.
  • Textura y sabor: Ambos métodos producen carne tierna y jugosa, pero el asado a baja temperatura puede generar una corteza exterior dorada y sabrosa que no se logra con el sous vide sin un paso adicional de dorado después de la cocción.

Ambas técnicas tienen sus ventajas, y la elección entre una u otra puede depender del resultado deseado y de las preferencias personales.

¿Cómo preparar un asado a baja temperatura perfecto?

_MG_9025-min
¿Cómo preparar un asado a baja temperatura?

Preparación de la carne para el asado a baja temperatura

  1. Selección del corte: Elije cortes de carne con un buen marmoleo (grasa entreverada) y tejido conectivo, como el costillar, el lomo, o el cabrito, para obtener los mejores resultados.
  2. Marinado: Marinar la carne con hierbas, especias, y aceites no solo añade sabor sino que también puede ayudar a ablandarla. Deja marinar durante varias horas o incluso toda la noche para intensificar los sabores.
  3. Secado: Antes de asar, seca la superficie de la carne con papel de cocina para promover un dorado uniforme.

Control de la temperatura y el tiempo

  • Temperatura: Precalienta el horno a la temperatura recomendada (generalmente entre 80°C y 100°C). Utiliza un termómetro de horno para asegurar una medición precisa.
  • Tiempo: El tiempo de cocción varía según el tamaño y tipo de corte. Como regla general, calcula entre 2 y 6 horas, pero siempre verifica la temperatura interna de la carne para asegurar que haya alcanzado el punto de cocción deseado.

Consejos para un asado perfecto

  • No sobrecargar el horno: Cocinar demasiadas piezas a la vez puede afectar la circulación del aire caliente y resultar en una cocción desigual.
  • Usar un termómetro de carne: Este es tu mejor aliado para evitar el sobrecocido. Inserta el termómetro en el centro de la pieza para una lectura precisa.
  • Descanso antes de servir: Dejar reposar la carne después de sacarla del horno permite que los jugos se redistribuyan, asegurando una carne más jugosa al cortarla.

Receta de Cabrito Asado a Baja Temperatura

chivo lechal asado
Receta Cabrito asado a baja temperatura

Ingredientes

  • 1 pierna de cabrito (aproximadamente 2 a 3 kg)
  • 4 dientes de ajo, machacados
  • 2 ramitas de romero fresco, finamente picado
  • 4 ramitas de tomillo fresco, finamente picado
  • Sal y pimienta negra al gusto
  • 50 ml de aceite de oliva
  • 200 ml de vino blanco
  • 400 ml de caldo de carne (puede ser de pollo o vegetales como alternativa)

Preparación previa del cabrito

  1. Marinado: Un día antes, prepara tu cabrito. Mezcla el ajo, romero, tomillo, sal, pimienta y aceite de oliva en un bol. Frota esta mezcla sobre toda la pierna de cabrito, asegurándote de cubrir todas las partes. Cubre y refrigera durante la noche para que los sabores se infundan profundamente.

  2. Preparación para el Asado:

    • Precalienta tu horno a 120°C (250°F).
    • Retira el cabrito del refrigerador al menos una hora antes de cocinar para permitir que alcance la temperatura ambiente.
    • Coloca la pierna de cabrito en una bandeja para hornear y vierte el vino blanco y el caldo alrededor de la carne.
  3. Cocción a Baja Temperatura:

    • Cubre la bandeja de hornear con papel aluminio, asegurándote de sellar bien los bordes para que el vapor no escape.
    • Asa en el horno precalentado durante aproximadamente 4 a 5 horas. La clave aquí es cocinar el cabrito lentamente para descomponer el tejido conectivo sin secar la carne.
  4. Verificación y Descanso:

    • Verifica la ternura del cabrito insertando un tenedor o un cuchillo en la carne; debería entrar sin resistencia.
    • Una vez cocido, retira del horno y deja reposar durante 20 minutos antes de trinchar. Este descanso permite que los jugos se redistribuyan, asegurando que cada bocado sea jugoso.
  5. Servir:

    • Trincha el cabrito y sírvelo con los jugos de cocción que se han acumulado en la bandeja. Puedes reducir estos jugos a fuego medio-alto en una sartén para crear una salsa más concentrada, si lo deseas.

Consejos para finalizar el mejor cabrito asado

  • Guarniciones: Acompaña tu cabrito asado con guarniciones que complementen sus sabores rústicos, como patatas asadas, vegetales de raíz al horno, o una ensalada fresca de hojas verdes.
  • Vino: Un vino blanco con cuerpo o un tinto joven y afrutado pueden ser excelentes acompañamientos para este plato.

Si prefieres saltarte la preparación, recuerda que siempre puedes optar por un cabrito asado a baja temperatura a domicilio de carnicocina, listo para calentar y servir, manteniendo la calidad y el sabor de un asado casero sin el esfuerzo.

Consejos para servir tu asado a baja temperatura en casa (7 pasos)

Una vez que has cocinado tu asado a baja temperatura a la perfección, el siguiente paso es servirlo de manera que maximices su sabor y presentación.

  1. Precalienta el Horno: Antes de servir, enciende tu horno a 225°C. Este paso es crucial para asegurar que tu asado esté perfectamente caliente y listo para impresionar a tus invitados.
  2. Extrae los jugos propios de la carne: Mientras el horno se precalienta, coloca la bolsa cerrada con el asado en un recipiente con agua caliente. Esto no solo ayudará a calentar el asado sino también a que los jugos y el marinado se distribuyan uniformemente.
  3. Seca la Pieza de Carne: Saca la carne de la bolsa y sécala con papel de cocina. Eliminar cualquier exceso de humedad es esencial para conseguir una superficie crujiente al dorar.
  4. Dorado inicial de la carne: Coloca la carne en una bandeja para horno, preferiblemente comenzando por el lado del hueso, y hornéala durante 10 minutos o hasta que observes un dorado superficial. Si después de este tiempo la pieza no ha alcanzado el dorado deseado, sigue horneando y revisando cada cinco minutos.
  5. Dale la vuelta a la carne: Para un dorado uniforme, voltea la pieza de carne y reduce el tiempo de cocción en tres minutos. Para mantener la carne jugosa, puedes rociarla ligeramente con agua.
  6. Aumenta la Temperatura: Para finalizar, sube la temperatura del horno al máximo durante los últimos minutos de cocción. Este paso es clave para lograr una capa exterior crujiente y dorada.
  7. A disfrutar de tu asado al horno: Una vez alcanzado el dorado perfecto, retira la carne del horno y, si lo deseas, riega con el marinado que habías reservado. Ahora, tu asado está listo para ser el centro de atención en tu mesa.

¿Cómo presentar tu asado a baja temperatura en casa?

La presentación juega un papel tan importante como la cocción misma. Coloca tu asado en el centro de una tabla de cortar grande o una bandeja de servir. Acompaña con guarniciones que complementen la riqueza del asado, como verduras asadas, puré de patatas o una ensalada fresca.

No olvides desmenuzar la carne justo antes de servir para asegurar que cada comensal reciba una porción caliente y jugosa.

¿Dónde comprar asados a baja temperatura a domicilio?

Si buscas la comodidad de disfrutar de un exquisito asado a baja temperatura sin pasar horas en la cocina, carnicocina ofrece una excelente selección de asados listos para calentar en casa. Desde el tradicional cabrito asado hasta opciones tradicionales como el cochinillo asado , todos preparados con la misma atención al detalle y amor por la cocina que esperarías de un asado hecho en casa.

Comparte este post


0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacioVolver a la tienda